Skip to content
Menu

CAMPAÑAS

OTROS ANUNCIOS

Ministerios elaboran guía de control para explorar en parques

Los tiempos 26 de junio 2015.- La ministra de Medioambiente, Alexandra Moreira, informó que apuran la elaboración de la guía técnica de pautas de control para la exploración petrolera en áreas protegidas, documento realizado por el Ministerio de Medio Ambiente y Agua, YPFB Corporación y el Ministerio de Hidrocarburos.

En tanto, YPFB negó ayer que esté autorizado a ingresar al parque Kaa-Iya, como dijo el miércoles el viceministro de Medioambiente, Gonzalo Rodríguez.

“Estamos trabajando actualmente, nosotros, conjuntamente con el Ministerio de Hidrocarburos y YPFB, las guías técnicas justamente que nos van a permitir un control más estricto de estas actividades”, precisó ayer la ministra de Medioambiente, Alexandra Moreira, a la conclusión de un evento sobre el Programa Nacional de Biocultura, según el reporte de ANF.

El 20 de mayo pasado, el Gobierno aprobó el decreto 2366 que, de forma general, autoriza el desarrollo de actividades hidrocarburíferas de exploración en áreas protegidas según los condicionamientos de cuidado dados por el Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) y la Autoridad Ambiental Competente Nacional (AACN).

Rodríguez reveló el lunes a la ANF que ya se aprobó el ingreso al Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa-Iya del Gran Chaco, en Santa Cruz, pero que aún se debe trabajar en la elaboración del manual técnico que establecerá las pautas necesarias de cuidado para la intervención de la petrolera estatal.

Moreira confirmó que al momento las tres instancias del Estado se encuentran trabajando en la guía. “No quiero dar términos exactos, pero tiene que ser de manera inmediata. Nuestros equipos ya están trabajando en ello”, declaró.

Sin embargo, ayer el responsable de comunicación de YPFB, Antonio Castaños, negó esa información y pidió constatarla con “fuentes primarias”, refiriéndose a Rodríguez.

En el Ministerio de Medioambiente, Mabel García, del área de comunicación, señaló que las declaraciones “fueron tergiversadas” y que quien atiende cualquier consulta respecto al parque Kaa- Iya es la responsable del área, Silvana Saavedra.

Saavedra indicó que el Viceministro “posiblemente estaba de viaje” y que no podría ampliar la información brindada a ANF.

Según datos proporcionados por el investigador del Centro de Documentación e Información de Bolivia (CEDIB), Jorge Campanini, YPFB cuenta con bloques petroleros alrededor del parque, pero ninguno dentro.

En Bolivia existen 22 áreas protegidas entre parques y reservas naturales. YPFB Corporación tiene previsto realizar trabajos de exploración en ocho áreas y -según anticipó su presidente, Guillermo Achá, el 17 de junio- se usarán métodos no agresivos ni invasivos para la actividad.

Temen efectos sobre el agua   La Paz | Anf

Pobladores de seis comunidades que se encuentran alrededor de la serranía del Iñao, en el municipio de Monteagudo, manifestaron su preocupación ante el anuncio del inicio de los proyectos de exploración de hidrocarburos en aquella área protegida que implicará el uso de agua de los ríos circundantes.

Según su representante, Jorge Gonzales, el uso indiscriminado de los recursos hídricos provocará la reducción del caudal de los ríos Zapallar y Sauces. “Tocamos el tema del agua no porque seamos indígenas, todos vivimos del agua. Se ha avanzado en otras comunidades y se ha mandando agua para la actividad de exploración sísmica, pero los ríos se han secado. Ese es el motivo de nuestra preocupación”, señaló Gonzales a radio Erbol. Dijo que la población no fue informada adecuadamente sobre los trabajos de exploración y adelantó que pedirán explicación a YPFB.

El área protegida tiene 2.630,9 Km2, de los cuales 1.422,4 km2 corresponden a la categoría de manejo Parque Nacional.

KAA-IYA, EL ÁREA PROTEGIDA MÁS GRANDE

El Parque Nacional y Área Natural de Manejo Integrado Kaa- Iya cuenta con una extensión de 3.441.115 hectáreas y está ubicada en Gran Chaco, incluyendo a las comunidades originarias Izoceñas, Ayoreo y Chiquitanía, así como parte de los municipios de Charagua, San José de Chiquitos y Roboré.

“Es el área protegida más grande de Bolivia y una de las de mayor superficie en Latinoamérica. Comprende la representación de bosque tropical seco mejor conservado del Chaco Boreal, en la que se han desarrollado múltiples adaptaciones tanto en el ámbito cultural como ecológico”, señala un documento proporcionado por el Cedib.

El Servicio Nacional de Áreas Protegidas (Sernap) dejó fuera de servicio su página web, justamente en un momento de polémica sobre la autorización que otorgó el Gobierno para que las empresas petroleras ingresen a reservas y parques naturales, al amparo del Decreto Supremo 2366.“Bandwidth Limit Exceeded. The server is temporarily unable to service your request due to the site owner reaching his/her bandwidth limit. Please try again later”, es el mensaje que aparece cuando se ingresa a la dirección www.sernap.gob.bo.

DECRETO ES SIMILAR AL DE HIJA DE GONI

Según los datos recopilados por Pablo Villegas, investigador del Centro de Información y Documentación de Bolivia (Cedib) de la ciudad de Cochabamba, el cuestionado decreto supremo 2366, aprobado el pasado 20 de mayo por el gabinete de Evo Morales, es muy similar a un proyecto de ley planteado por Alejandra Sánchez de Lozada, hija del entonces presidente de Bolivia en julio de 2003, reportó ANF.

Dicha propuesta habría sido frenado por el rechazo de las organizaciones indígenas poco antes de la llamada Guerra del Gas. El decreto 2366 autoriza el ingreso de las empresas petroleras a las áreas protegidas, que en el país suman 22. Once de ellas estarían a expensas ahora de la nueva frontera petrolera.

En aquel entonces, Gabriel Herbas, entonces diputado por el MAS; y ahora Contralor, denunció que el Gobierno del MNR-MIR-NFR de entonces quería “mostrar hipócritamente que Bolivia conserva y protege su ambiente y sus áreas protegidas”, cuando en los hechos ocurría lo contrario.

Ver nota los tiempos

Compárte usando:

CEJIS

Cejis.Org es una asociación boliviana sin fines de lucro que trabaja en el campo de los Derechos Humanos desde una perspectiva jurídico – social acompañando a los sectores de la sociedad cuya situación de indefensión y vulnerabilidad exige acompañamiento profesional y compromiso en la reivindicación del reconocimiento de sus derechos individuales y colectivos.